miércoles, 16 de mayo de 2012

Barrón en el santuario de Loreto [LOZ 16.05.2012]


La familia del artista acerca al papel del zamorano en la basílica italiana 

Miércoles 16 de mayo de 2012 N. S.

 Eduardo Barrón «es un escultor castellano que comparte espacio en el santuario de Loreto, en Italia, con grandes figuras del Renacimiento como Bramantes o Sangallo» gracias al deseo del papa «León XIII que quería que realizara el ornamento principal de la capilla dedicada a España de esa basílica», detalló ayer el sobrino-nieto del artista, Alejandro Belaústegui con motivo de la conferencia «Recuerdos de Barrón. Una donación ejemplar», promovida desde el Museo de Zamora para dar a conocer la aportación de particulares e instituciones a la difusión del patrimonio cultural que realizan los museos.
El estudioso de la obra del artista nacido en Moraleja del Vino centró su exposición en la aportación del zamorano en el templo italiano «por el desconocimiento que se tiene». Para la basílica el escultor realizó la pieza de «San José con el Niño Dios» en 1888, antes de regresar a España, por la mediación «del embajador de España Alejandro Groizard, protector del artista, que le habló al papa León XIII de Barrón e incluso hubo una reunión entre el pontífice y los padres Capuchinos», mencionó Alejandro Belaústegui.
Su último año en Italia Barrón «lo dedicó a realizar la escultura en mármol de Carrara», aportó el sobrino nieto que compara la pieza del zamorano con «San Juan» de Donatello, pero Barrón «transmite paz y serenidad en su obra, pese a tener un tamaño superior al natural». «Apuesta por un santo realista con gran fuerza interior y con una mirada serena y profunda», comentó, mientras que del Niño alabó «los pliegues geométricos de la túnica que recuerdan a los que aparecen en los monjes de Zurbarán». «En su realización Barrón se basó en los cuatro años que pasó en Roma, una época en la que estuvo imbuido del Clasicismo y la cultura del Renacimiento», certificó el experto, quien indicó que el zamorano también decoró casi todo el altar con ricos mármoles de colores, mosaicos, dorados bronces y dos artísticos bajorrelieves. «Es un conjunto realmente desconocido», aseveró.
Por su parte el nieto del artista, Evaristo Muñoz Barrón, precisó que «la añoranza de su tierra marcó a Eduardo Barrón la pauta para hacer la escultura de Viriato» y «hasta que no la vio en Zamora, no descansó. En su interior amaba tanto a su tierra que quería que su obra estuviera en Zamora». Con esa misma filosofía los hijos del artista comenzaron a donar piezas a Zamora hace décadas. «Desde 1963, cuando mi tío se compra un coche, deciden entregar obras como "Las tentaciones de un santo"», figura que se expondrán desde finales de mes en la muestra "Monacatus" de Edades del Hombre en la localidad burgalesa de Oña.
«Una vez que fallecieron los hijos el patrimonio que quedaba diseminado por las casas de la familia decidimos seis nietos traerlo a Zamora en 2004 sin saber realmente lo que conllevaría», atestigua. «Para la familia la donación ha supuesto una satisfacción y un orgullo muy grande, puesto que sabemos que su obra está a buen recaudo y se da a conocer», precisó Muñoz Barrón.
Por otro lado, el Museo de Zamora expone distintas obras cedidas al centro para conmemorar el Día del Donante. Así se pueden observar, entre otras piezas, fotografías de Cirilo Martínez Novillo, un cuadro de José María Mezquita, una obra de Patxi Acevedo o un retrato de Barrón pintado por José Villegas así como la hoja de servicios del escultor.


Alejandro Belaústegui y Evaristo Muñoz Barrón,
 en el Provincial.[LOZ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada